Consulta de RFC

La consulta de RFC es un derecho que las autoridades fiscales le otorgan a todo contribuyente. Sin embargo, la verdad es que son pocos los que saben cómo obtener esa información, si no es que se pusieron en contacto con un asesor del SAT con antelación.

Cabe recordar que en México las personas que cumplen los 18 años (la mayoría de edad establecida por la ley) y que además comienzan sus actividades laborales, ya sea por su cuenta o como parte de una organización, deben tramitar su Registro Federal de Contribuyentes, de modo que el fisco les asigne una cuota de impuestos fija, misma que debe sufragarse de acuerdo a lo dispuesto en el calendario fiscal.

Consulta de RFC

En el caso de que seas una persona que emprendió un pequeño negocio, quizás te convenga realizar una consulta del RFC, puesto que con ello tendrás plena certeza de cuáles son los días en los que tienes que hacer tus contribuciones. En otras palabras, al llevar a cabo esta acción, de manera paralela estarás calendarizando de manera óptima tu año fiscal.

La primer herramienta que debes tener a la mano para poder calcular el RFC es nada más y nada menos que tu firma FIEL, puesto que esta te servirá para poder generar tu contraseña dentro del portal del Servicio de Administración Tributaria.

Para conseguirla basta con que te dirijas al sitio de “Citas SAT”, escojas el centro de atención que quede más cerca de tu domicilio y luego especifique es el tipo de trámite que vas a realizar.

Posteriormente en una nueva ventana te saldrá un calendario en el que deberás elegir el día que más te convenga. Sin embargo, hay que tomar en cuenta que este sistema funciona con un algoritmo de “semáforo”. Eso significa que los días que aparezcan en color rojo, se encuentran totalmente ocupados. Los amarillos están semi saturados y por último en los verdes es en los que hay mayor disponibilidad de horarios.

Imprime el folio generado y prepara la documentación que se te pide para que el día de tu cita, no tengas ningún inconveniente. Una vez que tu firma FIEL que haya sido entregada, firma los documentos que te acreditan como usuario y eso es todo. Después de ese momento, ya estarás en posibilidades de ingresar al portal electrónico del SAT.

El procedimiento para dar de alta una empresa en este sitio es distinto debido a que es el representante legal de la organización quien lleva a cabo el trámite de registro y no un particular.

Retomando el tema de nuestro interés, ya una vez logueado en la página, no sólo podrás conocer las fechas de pago de impuestos, sino que también tendrás las herramientas suficientes como para imprimir el RFC. Así es, los internautas que se hayan dado de alta ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público ahora también pueden solicitar una copia de su Cédula de Identificación Fiscal de forma virtual.

– Inicia sesión en el navegador que tengas dado de alta como “Predeterminado” y en el espacio destinado a colocar direcciones web escribe lo siguiente: www.sat.gob.mx

– Inmediatamente después debes buscar el enlace denominado como “Trámites” (éste lo localizarás fácilmente en la barra horizontal de tono verde que aparece en la página principal).

– Se abrirá una ventana emergente en la que tendrás que localizar el espacio marcado como “Mi Portal”. Se trata de un cuadro de texto sumamente similar al que encontraríamos en una página de servicio de correo electrónico gratuito, ya que en este caso también se lo solicita al usuario que proporcione su nombre (es decir su RFC con homoclave) y la contraseña que le hayan dado al momento de solicitar su FIEL.

– Luego oprime el botón de inicio de sesión y espera a que seas trasladado a la zona de trámites online.

– Aparecerá una ventana en donde te pedirán el nombre con el que te encuentras dado de alta en el Servicio de Administración Tributaria, es decir, tu nombre completo.

– Por último, elige la opción que desees realizar (Por ejemplo, calcular el RFC para imprimirlo) y aguarda hasta que tu cédula de identificación Fiscal aparezca en pantalla. Una de las peculiaridades de este nuevo sistema de gestión de trámites, es que el usuario ya no tiene que descargar el fichero PDF correspondiente a su CIF para luego imprimirlo, sino que ahora los archivos se almacenan en la caché del navegador de forma temporal, para que así los internautas puedan imprimirlo directamente desde el icono de la impresora que se muestra en el explorador de páginas de Internet.

Una vez que el interesado haya cerrado sesión, estos datos desaparecerán por completo de su historial de navegación.

¿Cuáles son las acciones principales que todo contribuyente puede hacer de forma virtual?

Uno de los grandes atractivos que conlleva el poder utilizar el portal del SAT desde la comodidad de tu hogar o bien desde el sitio en donde trabajas es que en tu tiempo libre puedes verificar el estado de tu situación fiscal.

Hay ocasiones en los que un contribuyente desea cambiar su clasificación, ya sea porque se ha convertido en un contribuyente mayor o ha iniciado un negocio por su cuenta. Esta clase de alteraciones al registro poligonal, se pueden hacer por Internet con tan sólo dar unos cuantos clics.

Otro tip importante es que una vez que hayas modificado tu régimen fiscal, deberás estar al pendiente de la dirección de correo que hayas promocionado al momento de pre registrarte en línea, ya que es por medio de ese canal que las autoridades fiscales se pondrán en contacto contigo en caso de alguna duda o aclaración que surja durante el proceso de cambio.

Desde luego, existe una sección especial en la que los contribuyentes pueden interponer una queja, si es que detectan una anomalía referente al pago de sus impuestos.

Por último, sólo nos resta decir que para el Servicio de Administración Tributaria es de suma importancia tener una correcta retroalimentación con los usuarios que visitan su sitio web día a día, por eso cuentan con un buzón de sugerencias en el que los visitantes pueden verter sus comentarios.

Adicionalmente también se encuentra habilitada la opción de chat en tiempo real, para conversar con un asesor.

Leave a Comment